lunes, 12 de marzo de 2012

DE ESPINAS CORONADO TERCER MISTERIO DE DOLOR




3er Misterio de Dolor. La coronación de espinas.



Tres evangelios relatan este momento: Mateo 27, 29; Marcos 15, 17 y Juan 19, 2-5. En los tres se muestra la escena cruel de la tortura. En la flagelación estaba implícito el cumplimiento de la ley, injusta, cruel y brutal. En la coronación espinas se muestran los mas bajos sentimientos del ser humano. El dolor por el dolor, la tortura por el placer de la tortura.



La corona de espinas, los golpes, son el dolor físico, intenso y cruel. La coronación, el trapo como manto, la caña como cetro,  las genuflexiones, los saludos de burla, los golpes, el desprecio, son la tortura emocional. El intento de los soldados es degradarle en su totalidad. A la sangre fisiológica, la que manan las heridas abiertas por el látigo, se le suma la sangre del respeto a la dignidad del ser humano, esa de la que se nutre el alma.



Como en todos los abusos, como en todos los maltratos, esta escena nos muestra a la victima y al verdugo. Verdugos son los que maltratan, violan, abusan, ofenden, desprecian, lastiman o humillan. Victimas son las mujeres y hombres maltratada/os, las violadas, los que sufren la pedofilia y la pederastia, los esclavos (legales, económicos y sociales), los deficientes y diferentes, de los que nos burlamos y les negamos la igualdad; lo son los ancianos y discapacitados que reciben mal trato, los niños a los que se les castiga por ser niños; también hay victimas del “amor”, del amor propio y la soberbia, son aquellos a los que se les recuerda y se publican sus debilidades, son aquellos a los que se les trata de empequeñecer para “hacernos” mas grandes.



En la contemplación de este misterio, el de la Coronación de Espinas, no tenemos que ir a la Iglesia ni a los museos a mirar los “Ecce Homo”, los “Señor de la Humildad y Paciencia”. Mira a tu alrededor, lee la prensa, mira los programas de televisión, telediarios y “tertulias”. Dicen los expertos en agricultura que el vegetal mas cultivado en todo el mundo es el arroz, están en un error, lo mas cultivado es el espino de hacer coronas.



Con la coronación, con el manto y el cetro, con las genuflexiones y los saludos como rey, los soldados no se equivocaban, estaban ante el Rey del Universo, sus intenciones eran otras, pero estaban aclamando la Gloria de su Majestad. Les paso lo que a todos los demás verdugos, que en su tortura proclaman la grandeza del torturado, solo odian y desprecian a quien, en su aparente debilidad e indefensión, les supera como ser humano, como persona.



Jesús perdonó. Con el perdón se termina la tortura, la gran tortura, la que llega después de ser torturados, hablamos del rencor, el odio, la desesperanza y, sobre todo, la peor de las secuelas de la tortura, el miedo. Jesús, tú que siempre perdonas, enséñanos a perdonar.

D. FRANCISCO CASTILLO ÁVAREZ
DOMINICOS SEGLARES DE CANDELARIA